lunes, 25 de octubre de 2010

ABRAZO AL RESPETO

Un día, descansaba sentado en un banco del parque, cuando observe como unos niños jugaban con las ramas de los arboles, unos se encaramaban en las ramas fuertes y vigorosas disfrutando con sus juegos sin ocasionárles ningún mál.
Sin embargo, observe, como otros desgarraban las debiles ramas de un pequeño arbol, me acerque y llamando su atención, les pregunte porque hacian eso, les dije que lo que hacian, era como si a ellos les arrancaran un brazo.
Os gusta ser abrazados por los fuertes brazos de vuestros padres, les pregunté, sí, pues imaginaos, que a ellos cuando eran niños y debiles algún desaprensivo, no los hubiese respetado y les arrancan un brazo, como os iban a abrazar ahora.
Desde entonces, algunas veces les veo cuidando y regando el pequeño y debil arbol, esperando que se haga grande y fuerte.

Autor: Alberto López Yepes

Leer más del autor      Leer más Cuentos

4 comentarios:

luna dijo...

Ánimo Alberto, bonito relato sobre el respeto, valor que parece se está perdiendo. ¿Hay algo mejor que sentirse respetado?. Un abrazo bien grandote.

Anónimo dijo...

me ha gustado mucho tu forma de escribir,el cuento me ha parecido breve pero acertado,te animo a que continúes escribiendo y nos regales tu sabidurìa.
marta guerra

nieves dijo...

Alberto, eres un tio muy grande, sigue así que llegarás muy lejos. No dejes de publicar todo lo que tienes escrito.
Nieves

Sergio Acosta Rivero dijo...

Simple como la vida misma que no necesita adornos para vivirla; con sustancia.