miércoles, 10 de noviembre de 2010

NO QUIERO DESPERTAR

A sus 22 años, tras una infancia y adolescencia feliz, sin mayores problemas que aprobar curso, contrajo matrimonio con el hombre del que se había enamorado. De acuerdo con su educación y sobre todo con lo que su corazón sentía, pensaba que sería “para toda la vida”. ¡Cuántas ilusiones puestas! ¡Cuánto amor por ofrecer! y... ¡cuán confundida estaba!.

Llegaron los hijos ¿quién te enseña a ser padre?. Asignatura difícil que muy pocos aprobamos. Al mismo tiempo los problemas financieros, las responsabilidades y lo peor de todo, la soledad en compañía. Muchos años pasó con ella como única compañera. Las ilusiones desaparecieron como por arte de magia. El amor por ofrecer no era bien recibido y lo que a cambio recibió fueron insultos, desprecios.

Silencios y más silencios para poder continuar viviendo.

Se levantaba porque amanecía y se acostaba para ver si llegaba la muerte. Qué amargo es llorar en soledad.

A una edad madura llegó su liberación aunque las heridas ahí estaban. No le importaban, serían cicatrices y solo las veía ella. Ahora podía dormir tranquila, tener paz en su hogar, reír con sus hijos, volver a sentirse persona. Te has dejado más de media vida en el camino, se decía, pero eso no le impedía sentirse como un preso al que acaban de dar el indulto, queriendo gritar ¡soy libre! ¡Ya puedo pensar por mi misma!

Más años han pasado de soledad, en este caso mucho más llevadera y menos dolorosa, la emocional. ¿Seré capaz de volver a amar? ¿Habrá alguien en el mundo que me dé verdadero amor?

Nunca creyó en el destino ni en la recompensa por lo sembrado pero hoy ve los días con una luz especial, observa la naturaleza como si fuera la primera vez que la ve, disfruta de un paseo con su mano cogida como un regalo divino, amanece dando gracias, se duerme con una sonrisa en su cara, su corazón se acelera con cada mirada de quien ha hecho posible que su alma se sienta en paz.

¡Qué diferente es la vida! Más de una vez al día se pregunta ¿será que estoy viviendo un sueño? Doy gracias por poder soñar y soñarte.


Autor: Marisa Prieto Guijarro
 
 
Leer más del autor      Leer más Cuentos

14 comentarios:

www.esperandoagala.blogspot.com dijo...

Muchas, muchas gracias por publicar con nosotros. Me ha parecido que nos cuentas una historia muy real. Con unos sentimientos muy reales. Que empieza respirando la tristeza, para después contener la respiración para no explotar la burbuja de felicidad.

Y eso es lo que quería decirte: FELICIDADES, por escribir con tanta sinceridad.

Anónimo dijo...

impresionante poder el que tienes para poder resumir en pocas palabras las 1000 emociones de una vida completa, ojala la vida siempre fuera justa como en tus palabras
maria lopez

Alberto López Yepes dijo...

Esta autora anónima me ha emocionado con su narración, si alguna vez lees mi comentario, te diré, que la justicia Divina es muy poderosa, eres admirable por deleitarnos con esa ternura que lo cuentas, no sueltes esa mano que has asido, ella te hara feliz.

luna dijo...

Muchísimas gracias a ti Nuria por poder expresarme en tu blog.
María, a veces, aunque por desgracia no siempre, llega la paz. Gracias por ver mis 1.000 emociones.
Alberto, gracias, no la soltaré.
Marisa Prieto.

Nieves dijo...

Gracias a la autora de este relato, hay escritores que no escriben con la pluma sino con el corazón, es imprsionante. GRACIAS.GRACIAS.GRACIAS.... Ojala y no despierte nunca.

Anónimo dijo...

Muchas cosas no son lo que parecen, pero siempre se encuentra una luz al final del camino.

Anónimo dijo...

Cuantos sentimientos guardados, cuanta amargura oculta, cuanta soledad, cuanto desengaño......contenido en tan pocas líneas. Un final lleno de esperanza. Gracias. Hoy he encontrado más razones para motivarme.

Anónimo dijo...

Sin palabras, solo decirte que espero no pares nunca y saques de tú corazón todas las cosas bonitas que llevas dentro, gracias por toda una vida de amor.
Laura.

Susa dijo...

Ojalá pudiéramos expresarnos con tanta intensidad como tú lo has hecho en este texto. Hay veces que debemos esperar y " pagar" demasiado para conseguir la felicidad.Vaciar el alma es un acto de humildad y bondad. Esa lección sacaré. No, no sueltes esa mano. Continúa escribiendo, me parece que lo haces (como ha dicho alguien ) con el corazón y no con ... el teclado.
Felicidades.

Anónimo dijo...

Veo la realidad de una vida resumida en pocas palabras, muchas personas se pueden ver reflejadas en tu espejo, ojala todos tengan el tesón y la fuerza que tu tienes has tenido y tendrás, ERES UNA DE LAS PERSONAS QUE MAS ADMIRO Y QUIERO seguro que te llega LA FELIDICAD porque tu eres eso....AMOR, LUZ, ALEGRIA.......
TE QUIERO

Anónimo dijo...

Ni te podremos despertar, ni quitarte la ilusión de tu sueño, porque amiga mía, lo que vives es tan real, como la sonrisa que, a los que hemos tenido la suerte de compartir contigo, siempre nos has regalado. Lo que ahora recibes no es una recompensa, es el fruto del cultivo que durante tantos años has repartido. Un dulce beso. Tu Lazarillo informático (David)

Nuria L. Yágüez dijo...

Si has entrado en la pestaña "QUIENES SOMOS" de este blog. Como meta me propuse "La meta de Esperando a Gala es que cada escrito publicado tenga al menos 5 comentarios para animar a los que tenemos una vocación a continuar cumpliendo sueños. Que en el plazo de un mes hayan enviado escritos 10 autores diferentes. Y que haya hecho sonreir de placer al menos a 15 amigos. Yo ya sonreí, haciendo este blog." Bien pues esta mañana fui a escribirte un comentario para darte la enhorabuena porque habías sido la primera autora que lo había conseguido. Cuando esta tarde entre a actualizar los comentarios, me cai de espaldas y me escalabré por eso he tardado tanto en actualizar y decirte que : has sido la primera autora, el primer escrito, el primer cuento en conseguir 12 comentarios. Gracias, gracias y mil veces GRACIAS por escribir, porque hoy gracias a ti, hemos superado el número de visitas en un día. Por favor sigue escribiendo, y dime si no merece la pena. Ahora ya dejaré de escribir yo jajajaja. FELICIDADES MARISA. Y no querías tus laúreles,...,

Anónimo dijo...

GRACIAS A TOOOODOS LOS QUE COMENTARON. GUAUUUU Hoy soy si cabe un poco más feliz.

Anónimo dijo...

Puffff. Me habeis puesto colorada y "blandita". Muchas gracias a todos por vuestras cariñosas palabras, por el ánimo y alegría que os da el que haya visto por fin la luz. Se nota que me quereis de verdad.
A ti "jefa" por haberme animado a publicar y haberlo presentado tan bonito. Gracias, mil gracias. Marisa.