sábado, 27 de noviembre de 2010

OTRA PERSPECTIVA

¿Por qué la moto y no el balón?¿por qué motocross?
Muchos me lo preguntan, cuando un sábado a las 12 de la noche dices que tienes que marcharte a casa mientras todos los demás jóvenes de mi edad se van de fiesta, ¿por qué te vas?. Mañana entreno o mañana tengo carrera ¿Y tú a qué juegas? . Yo juego con la moto. Lo que piensan de mi respuesta se ve en la cara de quien me pregunta. Muchos expresan admiración, otros se quedan sin entender nada, otros se ríen.
La moto es ese cacharro que todo el mundo utiliza alguna vez pero que en este deporte es tan dura y extenuante que te hace perder la conciencia, capaz de ponerte el corazón a 220 pulsaciones, capaz de hacerte vomitar sangre. Es un deporte tan gratificante como desesperante en el que hay que ser paciente y tener sangre fría. Un deporte que crea un estilo de vida, el deporte de más exigencia a ti mismo y más orgullo personal. Un deporte que te hace brillar, llegar a lo más alto a ti sólo, donde por mucho equipo que tengas no eres nadie si no eres bueno, si no tienes estilo, si no tienes raza, si no tienes valor. Un deporte donde hay que echarle mucho coraje, donde tienes que ser de otra pasta. El motocross no es un deporte cualquiera.
Casi nadie se levanta un domingo, lloviendo, con frío, a las 6 de la mañana para ir a una carrera a 400 km de casa, competir y volver por la tarde. Un deporte tan duro que las caídas son parte de tu oficio, donde las clavículas, muñecas, brazos y rodillas maltrechas son el pan de cada día.
Para ser piloto de motocross hay que sentir amor por el deporte, por la moto y tener capacidad para el sacrificio y el sufrimiento.
Es un sacrificio que a veces te lleva a tocar el cielo, que hace que él y tú aguantéis y aguantéis hasta el borde del infarto. En ese momento es cuanto tengo que pensar soy el mejor y lo voy a lograr, vamos, vamos!!.
Es un deporte donde se juntan muchos sentimientos. Emoción inigualable cuando ganas una carrera, cuando subes al primer cajón. Por otro lado, dolor cuando entrenas a 0º y vuelves a casa de noche congelado entero, o a 40º y sientes que no hay aire para respirar, cuando te vas a 1.000 km de casa para competir, cuando te caes, cuando te lesionas. En otros deportes una simple sobrecarga es un mes de baja, en motocross corres hasta con una luxación en el hombro pero nada te duele cuando la gente te grita, cuando das espectáculo, cuando te apoyan, cuando te caes y ves a la gente ponerse en pie y venir en tu ayuda, entonces, entonces te vuelves a levantar con más coraje que nadie.
Este deporte te hace crecer como persona, te hace vivir cada día con ilusión, cuando te montas en la moto te hace sentir orgulloso por todo el esfuerzo, por lo que eres capaz de hacer, porque eres de otra pasta, porque eres tu primer rival, porque eres... piloto de motocross. Te da igual el reconocimiento, la prensa, las medallas, el dinero. Tú, solo quieres un circuito, un par de amigos y la moto. El que no está dentro, no sabe lo que es, lo que se siente, lo que se sufre. Hay que tener mucho valor para vivir este deporte. Todo aquel que se sube a una moto, ya sea un aficionado o un profesional, merece toda mi admiración y reconocimiento. A veces me pregunto ¿valgo para esto? ¿es esto para mi? En ese momento me doy cuenta de quién vale y quién no, quién tira la toalla y se va a casa al sofá y quién sigue y sigue aunque su pulso diga para.
Para todos los que no nos rendimos un ole, ole y ole.


8 comentarios:

Nuria L. Yágüez dijo...

Muchas gracias Víctor por compartir esas emociones tan fuertes, ese sentimiento tan visceral, esa afición tan clara. Cuando algo te llena de tal manera solo hay una forma de describirlo y es como tú lo has hecho, que cuando terminas de leer, dices,…, como me gustaría.
Gracias además por inaugurar una nueva categoría, y sobre todo lo colaborar con nosotros, se que a veces cuesta iniciarse pero luego es adictivo. jajaja

Alberto López Yepes dijo...

Gracias Victor por explicarnos lo que se siente encima de una moto, dando esos saltos que dais cuando estais en carrera, debe de ser excitante y bonito cuando aguantais tanto, y con tanto sufrimiento. Eres un gran joven hombre, sigue corriendo y saltando si eso te hace crecer como persona. Tambien me gustaría, que ya que te has decidido tambien a regalarnos tus experiencias a traves de la escritura, sigas deleitandonos con ambas cosas. Se que has sido campeón de la comunidad de Madrid este año. Te deseo toda clase de aventuras para la proxima temporada, y que llegue ese campeonato de España tan ansiado para tí. ¡FELICIDADES CAMPEON¡

luna dijo...

Yo te digo ole, ole y muchos oles por tu valor, por expresar esos grandes sentimientos. Sé de tus esfuerzos, sufrimientos pero también comparto tus alegrías. Me siento muy muy orgullosa de ti, tú me has enseñado a perseguir con esperanza un sueño. Dios me premió contigo. Gracias Victor.

Anónimo dijo...

Dicen que "el que la sigue, la consigue" pues ahí lo tienes, tu la sigues, te esfuerzas, sacrificas y machacas, y lo vas consiguiendo. Tu lo haces con las motos, como otros tantos lo hacen con otros deportes que necesitan dedicación y esfuerzo. Me gustaria que esto se publicara no solo aquí, sino en toda la prensa, para demostrar a los jovenes que hay otras maneras de sentirse realizados y llenos de ilusiones, que no son la botella y otras cosas....
Gracias Victor, eres un ejemplo para muchos y espero que sigas con esa ilusión y ese entusiasmo en todo lo que hagas. GRACIAS CAMPEON, y OLE, OLE, y OLE.....
Nieves

Anónimo dijo...

Una vez mas me haces sentirme muy orgulloso de ti, y no solo por las carreras que has ido ganando (hasta las que yo iba a verte y apoyarte)sino por deslumbrarme con esas palabras y ese relato tan dignificante y a su vez verdadero de lo que es ese deporte. Tu vales mucho, y lo supe desde que te vi en tus inicios en BMX. Sabes que yo se muy bien lo que es esa sensacion, tanto en Enduro, como en Motocross, como en moto de carretera. Te acuerdas de mi Honda 1.100??? Yo entrene con fiebre y con nieve. Yo corri con todas las adversidades climatologicas, pero la vida, o la parte familiar que no creia en ese deporte, no me permitio seguir. No importa (no los recrimino nada), la maravillosa experiencia quedo dentro de los mas profundo de mi ser. Se lo que es esa sensacion, como se lo que es llevar una moto en carretera a 290 Km/h y ser tu el unico que decides lo que hacer. No hay nadie mas a tu lado y cualquier error lo pagas muy caro. Sabes que te admiro muchisimo por haber retomado las carreras despues de un tiempo en el letargo. Y eso no es facil, ya que se pueden perder muchas cosas (aunque tu eres joven y tienes madera) aparte de llevarlo en nuestra sangre. Muchas felicidades por tus palabras, por tus exitos presentes y futuros y preparate que en breve me vas a tener que dejar probar esa nueva maquina que te esta haciendo campeon, jajaja. Talavera es nuestra CAMPEON!!!!!. TE ADMIRO Y TE QUIERO MUCHO.Sigue asi.

Anónimo dijo...

Muchas gracias a todos por vuestro apoyo y vuestras palabras que me han llegado muy hondo.
Espero tenerte aqui pronto, Anónimo, para que podamos disfrutar juntos.
Victor.

Anónimo dijo...

Me dejas impresionada, no con esa valentia que tienes encima de las dos rueda, que eso ya lo sé porque lo he visto , si no por esa forma de expresar tus emociones, tus ilusiones y tus sueños, que al final has conseguido. Enhorabuena, te quiero mucho "mi chiquitín" Un besazo para el CAMPEON!!!!!!
LAURA.

Anónimo dijo...

Qué grande eres. Víctor!!! Y no lo digo sólo por ser un campeón encima de la moto. Eres grande también por tus sentimientos.
Algunos sabemos de tus grandes esfuerzos para conseguir lo que estás haciendo pero ¿ y tu interior? Ahí tienes medalla de oro, te lo digo yo. Medalla de oro como hijo, como amigo, como pareja, como familiar... como persona.
Te felicito porque sé lo que has deseado siempre lo que ahora estás consiguiendo.
Has demostrado al mundo entero que puedes, que hay que saber esperar el momento y a tí te ha llegado. Lo has aprovechado y luchado con unas ganas admirables y con un tesón incomparable.
Me ha emocionado leerte, rey.
También yo estoy orgullosa de tí y, lo sabes.
Me has dejado boquiabierta con tu relato. No sabía de tus artes literarias... Sigue, cariño.
No pares, sigue, sigue.
Te quiero
María Jesús