domingo, 28 de noviembre de 2010

TODA UNA VIDA, TE ESTARIA ESPERANDO

Cogerte de la mano
y caminar las dos al tiempo,
es todo lo que preciso
para expresarte lo que siento.


Acariciarte con dulzura
como lo hace en el mar la corriente,
es todo lo que necesito
para saber lo que tú sientes.

Si el suave sol de la mañana
con su trémula curiosidad,
nos sorprendiera en la cama un día
abrazadas; abrazadas sin más,
sabría que lo que en sueños veía
una noche se hizo realidad.

Y si no llegara el momento
Reconocería que mi mente miente
Y tenía razón cuando decía
que no hay más dura soledad
que compartir con quien no siente
y llama vida a lo que es tormento.



Texto creado por: Nuria L. Yágüez

 Leer más de la autora      Leer más poesía

3 comentarios:

Luna dijo...

Precioso. Vamos a pensar que llegó el momento, porque amar sin ser correspondido es demasiado triste. A veces los sueños se hacen realidad.

Anónimo dijo...

Simplemente cogele la mano y así comprobaras si el sueño se puede hacer realidad. Si no es así te quedarás siempre con la duda. Anímate Nuria.

Anónimo dijo...

Me gusta. Me gusta la forma que tienes de contar las cosas y tu forma de pensar.