lunes, 6 de diciembre de 2010

COLONIA ANTIDIABETES

Al campamento fuimos
para aprender sobre diabetes,
habían de quince años
y también uno de siete.

Allí aprendimos todos
a ponernos la inyección,
del más chico al más grande,
del más valiente al llorón.

Allí siempre nos tenían
dando patadas al balón,
y nadando en el río,
desde el más grande al menor.

Lo más bueno de todo,
era la comida de Berta,
que nunca faltaba el pollo
ni tampoco la paella.


Al terminar de comer
una película ponían,
que como era de suponer
todo el mundo se dormía.

Por la noche llegaba
la hora de las cascadas,
no se si porque eran pequeños
o porque le daban la gana.

Allí siempre todo el mundo
se hacia pronto el enfermo,
para que la enfermera Mª Antonia
le diera al momento un beso.

Ya estoy llegando al final,
ya pronto voy a terminar,
un fuerte abrazo lectores,
se despide el corresponsal
alias el canarión.

Texto escrito por Iván Croissier con 11 años

0 comentarios: