miércoles, 6 de octubre de 2010

LA TABLA DEL NAUFRAGO

Anoche me besó
¡Cuantas noches soñé aquello!
Su boca entre mis labios,
y entre mis brazos su cuerpo.
Sus manos acariciaban mis pechos
y su boca; con urgencia
huyó hacia mi sexo.
¡Dios mío, aun se inflama el aire
con tan solo el recuerdo!

Mas se desveló el misterio.

Ella sabe que la amé
y yo,
que fue un barco que ante la tormenta
buscó cobijo en mi puerto.
Y cuando llegó la calma,
zarpó hacia mar abierto.



 
Texto creado por: Nuria L. Yágüez


Seguir leyendo(...)