miércoles, 2 de febrero de 2011

PROBLEMAS

Un problema resultó ser una bestia viscoza y peluda de ojos negros y colmillos afilados que, sin embargo, cabe en la palma de una mano.
Van sobre los hombros mordiendo minuciosamente la piel hasta que la secan por completo. Las víctimas no lo saben y en su inocencia compran cremas y lociones con vitamina E reestructurante que logran aliviar la comezón pero no devuelven la vitalidad a la piel seca y gris.
Repletan sus botiquines con sustancias rotuladas como 'milagrosas' que no logran acabar con estos seres invisibles.
Algunas personas deciden ignorárlos, olvidan la estética y logran controlar la comezón. Otras, en cambio, continuan con su lucha en vano. Los problemas lo saben y carcomen la piel esforzados hasta que la víctima se vuelve una parte más de la bestia, hasta que se convierte entre comezón absoluta y monstruo.
Los problemas son seres aborrecibles, malignos y fastidiosos. Pero lo que pocos saben es que en realidad son monstruos de corazón blando que sólo necesitan algo de atención y caricias.
Nosotros lo sabemos, y apenas vislumbramos un problema con sus ojitos lagrimosos mirándonos por sobre los hombros, lo atrapamos y le damos un baño, lo perfumamos y vamos a pasear al parque. Algunos piden helados de tres sabores y otros más sencillos piden flores o el aroma de una nube. Finalmente los problemas se vuelven buenos amigos, excelentes amigos, y lo mejor es que si vas al cine con todos ellos te cobran una sola entrada porque, naturalmente, el vendedor no puede ver a esos seis problemas perfumados sobre tus hombros.

Autora: Maritza Macaya

Leer mas cuentos

3 comentarios:

Nuria L. Yágüez dijo...

Maritza Macaya esta nueva autora residente en Chile nos decía que su inspiración es: "reinventar lo cotidiano, empaparlo de magia. Escribo desde muy pequeña y nunca me había atrevido a mostrar mis creaciones."

Felicidades Maritza, como ya te dije me encanta el cuento, y espero que cada uno intuya sus propios problemas viscosos y peludos

Te animo a que sigas publicando con nosotros.

Gloria Elena Gil Hernández dijo...

Muy bueno Maritza...¡Qué bien que te animaste a publicarlo! Me encantaría leer más cosas tuyas.

luna dijo...

Enhorabuena Maritza. Me ha gustado como describes a esas bestias que a veces nos atrapan pero que estoy de acuerdo contigo, si los miras de frente y tratas en su justa medida, no harán daño. Me gustará seguir leyéndote.