viernes, 4 de marzo de 2011

ME PROPUSE DISFRUTAR DE MI

        
Hola cariño

Te preguntarás que hago aquí de nuevo y yo me pregunto como podía faltar. Se que esperas que en estos papeles que de vez en cuando encuentras por la casa, vuelva a decirte cuanto te extraño cuando no estás. Pero hoy no te lo voy a decir. Porque esta vez no hubo un despertar en solitario. No, esta vez no. Esta vez estuve atenta para ayudarte y verte marchar. Reconozco que sentí un dolor en el pecho que me borró la sonrisa de los labios. Pero tú me habías enseñado antes de partir que no hay mejor compañía que la mía.

ASÍ QUE ME PROPUSE  DISFRUTAR DE MI.

Jugué conmigo, me conté chistes e imaginé cuentos. Pero en los juegos me hice trampas, pues tengo mal perder. Los chistes ya me los sabía y no me hicieron tanta gracia. Y los cuentos ya los había escuchado en alguna parte. En mi mente tal vez, no se, tal vez. El caso es que al rato comprendí que mis gracias son mejores si tú las ríes, pues tu risa me trae la alegría. Mis cuentos son mejores si tú los escuchas pues tu emoción me embarga a mí. En fin me gusto más cuando tú estás a mi lado.

Pero como soy terca, en mi afán de divertirme, me puse a imaginar, para no pensar en ti. Imaginé como sería la persona perfecta. ¿Y sabes quien vino a mi mente? No cariño perdona pero esta vez no fuiste tú. Pensé en una chica que conocí esquiando en los pirineos. Esa chica se parecía mucho a ti pero ella vivía a mi lado no en mi mente. Esa chica se parecía verdaderamente a ti pero ella me abrazaba cada noche en la cama, sin quedarse dormida antes, durante y después. Ella mimaba mi espalda casi tanto como tÚ, tal vez más, pero la diferencia era que lo hacía sin necesidad de que mediara ninguna organización subversiva. Ella estaba pendiente de que necesitaba o si sonreía menos que de costumbre. Me llevaba a la playa, a la cumbre, a los pechos, a los suyos, a los míos,..., al cine, a caminar, a tomarnos un vino. Esa chica era genial y también se dejaba llevar por mí. A veces hasta la extraño. Pero esa chica tenía un defecto, un solo defecto, pero el defecto más grande que se puede tener.

                         ESA CHICA NO ERAS TU.
 

   ELLA NO MADURÓ COMO TU LO HAS HECHO A MI LADO.
                      YO TE AMO A TI Y SOLO A TI.

Y eso es lo que tenía hoy que decirte que TE AMO.




 Autora: Nuria L. Yágüez



3 comentarios:

Anónimo dijo...

Que recuerdos. Graias por cambiar ciertos detalles. Solo tu y yo sabremos toda la verdad.

Luna dijo...

Me ha costado releerla para colocar a los personajes, en un principio pensaba en otra opción. Me encanta, como siempre, tu imaginación y tu forma de expresar. ¡¡¡quiero leer más!!!.

Alberto López Yepes dijo...

Que bonita poesia y que forma de jugar con el personaje,cuando las personas maduramos y se nos va la edad del pavo, el amor se vive con intensidad, sabiendo lo que se quiere y porque.
Felicidades por ser nuestra animación de cada día.