miércoles, 16 de marzo de 2011

RESTOS

Barnizada tengo la piel
de caricias.
Están impresas.
Como el recuerdo de su cara.
Ante el fantasma de su presencia,
hoy lloro arrodillada.
No consigo deshacer los nudos de sus cuerdas.
Cuerdas que amarran mis muñecas.
Que me ahogan despacio.
Que me queman.
Tengo restos de sus besos
clavados en las pestañas.
Su lengua ardiendo,
en cada rincón de mis entrañas.
Sus manos vírgenes
escribiendo versos en mi espalda.
Restos de su perfume.
Restos de su cama.
Restos.
Que me impiden olvidarla.




Autora: Inés Jiménez Suarez


1 comentarios:

Anónimo dijo...

Me encanta Ines. Me encanta.