jueves, 2 de junio de 2011

DOS LAGRIMAS EN LA TIERRA

Ya amanece en el pueblo,
ya se oyen las esquilas de las cabras,
que se marchan hacia el campo
a pastar entre las zarzas.
Cuidándolas va su pastor
calzado con unas abarcas...
con comida en su morral
y en su mano... la hazada.

No dio para más su vida,
no estudió, ni fué a la escuela,
su firma... un garabato,
la lectura... no supo de ella,
siempre trabajando el campo,
siempre cuidando la tierra,
siempre pegado al terruño,
o aventando el grano en la era.

Recuerda que tuvo once hijos,
y que queria a la abuela,
que tenia muchos nietos
biznietos... una torrentera.
Qué viejo esta ya el abuelo
para andar por esos campos
con las cabras y su perra.

Pero hoy, no va solo el abuelo
que andando a su diestra
va su nieto, ¡El Juliancito!
y a todo el mundo que encuentra,
le dice muy orgulloso
"es mi nieto, y es muy listo,
pues aunque tiene ocho años,
dicen que ya suma y resta".

El dia se mete en calores
y las cabras buscan sombra,
alli rumian su comida
y hasta se echan la siesta.
El abuelo abre el morral
sacando una tortilla entera,
con unos pimientos fritos,
y del rio... agua fresca,
abuelo y nieto se comen
lo que preparo la abuela.

Y despues de la comida,
el abuelo y nieto entran
en una agradable charla,
para hacer corta la siesta;
el nieto pregunta al abuelo
"¿Por qué a ti te llaman campero
y a la abuela, campera?",
el abuelo se quita la gorra,
y rascando su cabeza,
va contestando despacio,
"Porque nuestra vida entera
la hemos pasado en el campo,
en la siembra, en la era,
o en la huerta regando
cuidando las tomateras".

"Por eso quiero decirte
que estudies mucho Julian,
para que el dia de mañana
seas un hombre cabal,
que nunca te vean mis ojos
cavando como un gañan".

El nieto abraza al abuelo
y los ojos se le cierran,
para no dejar caer...
dos lagrimas sobre la tierra.



Autor: Alberto López Yepes


10 comentarios:

Nuria L. Yágüez dijo...

En tu poesía anterior te decía: Felicidades porque creo que con esta has superado a Marieta poema que nos ha acompañado a mi hermana y a mi en cientos de noches, en una vida de admiración hacia un padre poeta.

Creo que debía haberme guardado el comentario para esta, porque ay caray, que ya no se cual me gusta más.

Marisa Prieto dijo...

Marisa Prieto dijo: Preciosa, emotiva, con un tono de orgullo por los antecesores.

Luna dijo...

Preciosa de verdad. Me ha gustado y hasta emocionado. Todo un homenaje a la figura del abuelo. Enhorabuena Alberto, con cada poesía superas la anterior. Me encanta leerte

JacquesPR dijo...

Mientras caían
Aquellas gotas saladas
Dulce del aire tomaban
Ante tamaña estampa
Dos hombres, uno ido, el otro retoño
Dos cordones, tan parejos
Dos ideas de la vida, tan distantes…
Gracias

Folhetim Cultural dijo...

Olá passando em seu blog e aproveito para divulgar o meu que se chama Folhetim Cultural. Todos os dias da semana noticiário cultural e nos sábados.
7 da manhã: No café da manhã com poesia
9 da manhã: Palpiteca
11 da manhã: Devaneios do Ranzinza por Roberto Prado
15 horas: Charge de alexandre Costa
17 horas: Chá das 5
19 horas: Charge de Fernando Ferrari
21 horas: A crônica nossa de cada dia por Fernando Ferrari

endereço: informativofolhetimcultural.blogspot.com

Conto com sua visita! Até lá

La Zarzamora dijo...

Ese mensaje nos transmitieron a través de su historia, que es la nuestra.
Besos.

Anónimo dijo...

Araceli ha escrito: "Me ha encantado la poesía . Me ha transportado a ese monte y he visto el abrazo del nieto con el abuelo. Bss"

Scarlet2807 dijo...

Una poesía preciosa
Hilvanando versos de nostalgia hacia nuestras raíces...
Besitos en el alma
Scarlet2807

La Jardinera dijo...

Preciosa poesía Alberto, pero.... A mi lo de "cavando como un gañan" me ha llegado al alma. Me explico, puede ser culto y estar cavando la tierra por que la ama, la sensibilidad del hombre del campo que sabe cuando cambia el tiempo, cuando ...va a llover, etc. no se la dan los libros y esa sabiduría es la que yo quisiera que tuvieran mis nietos.
Hoy la sociedad nos ha hecho creer que si no tienes una licenciatura, no eres culto, cuantos jóvenes hay así, pero no los saques de ahí, pero mi pregunta es si esos chicos son felices, trabajando 10 horas diarias por una porquería de salario, pero con un ego muy inflado, porque van con chaqueta y corbata. No es esto lo que yo quisiera para mis nietos.
Un abrazo. May La jardinera

Maria H. M. Meneses dijo...

Alberto,con este poema ,has hecho sonreír mi alma.Todavía existe esperanza en el futuro de nuestros hijos,mientras escuchen las experiencias de los abuelos.Que hermoso e irremplazable es saber que todavía por estos lares,se puede escuchar:"(...)Estudia,...,que nunca te vean mis ojos cavando como un gañan".Un lujo leerte.Un cariñoso abrazo.