miércoles, 1 de junio de 2011

QUEMANDO EL AMOR

Como un cigarro que se consume en minutos,
así vivimos rápidamente nuestro amor,
equivocándonos desde un principio,
abocándolo a un final con cada error.
Solo hicimos lo que supimos
dejándonos llevar por la pasión.
Yo no me arrepiento de lo vivido
pero si de lo que se me escapó.



Autora: Nuria L. Yágüez



4 comentarios:

ingriddiamond dijo...

Eso me ha pasado... Me identifiqué muchísimo pero ahora lo entiendo mejor. Gracias.

Una dijo...

... tampoco te arrepientas de lo que se escapó, seguramente tenía que irse, sin duda habrá tiempos mejores...

La Zarzamora dijo...

El amor como un cigarrillo que se consume, sí señora, bella metáfora.
Besos.

Luna dijo...

Se escapó porque era humo. Llegará el que puedas comparar con la tierra donde poder echar raices. Como siempre, me ha encantado.