viernes, 3 de junio de 2011

SOLEDAD

Busco tu mirada, y no la veo, se fue tras la inmensidad de la noche.
Se fue, como se van todas las cosas en mi vida, de puntillas, sin ruido, con un silencio sordo y amargo.

Busco tu sonrisa, y no está; se ahogó en un murmullo, al igual como se ahogan mis sueños antes del amanecer.
Se ahogan, dejando mi alma invadida de una tristeza, que escapa de mis ojos risueños y tiñe todo mi cuerpo de melancolía

Busco mi alegría, se marchó, no podía ser de otra manera, era muy tuya, corrió tras tu huella.
Traté en vano intento retenerla, pero se escurrió entre mis dedos, como nieve derretida por el fuego de la amargura.

Busco tu calor, y solo encuentro la fría brisa del invierno que se apodera de todo mi ser, tornando mi risa cantarina, en una mueca amarga de desencanto, incertidumbre y ausencia.

 Mi risa, que tanto amé, también se ha ido..., me ha abandonado, como todo lo que he amado. Una constante dolorosamente repetida en mi caminar, transformándose en un silencio, imposible de eludir.

Solo queda mi gran amiga soledad. Ella no me abandona. Se ha hecho parte de mí, y de tanto conocernos y compartir, ya somos una...
Nos reconocemos aún, en medio de la multitud, como dos viejas camaradas, que han danzado incansablemente el baile de la vida.

4 comentarios:

Scarlet2807 dijo...

Nuria
Gracias por publicarme, la imagen, preciosa!!!
Besitos, Scarlet2807

Remei dijo...

Que pequeño es el mundo...si es un escrito de una amiga..vaya, la perdí al cerrar el blog!
Es preciosa su literatura.
Un abrazo.

Nuria L. Yágüez dijo...

Si Remei, es una de nuestras joyitas. Y colabora con este blog siempre que puede.

Gracias a las dos por no dejarme nunca sola en el camino.

enric dijo...

mil besos y mil mas
enmatojado