viernes, 15 de julio de 2011

¡¡ADIOS AMOR!!

Me das calor con tu presencia
y frio con tu ausencia.
Este juego requiere resistencia.
¿Seré capaz de tener tanta paciencia?

Hoy te avalanzas sobre mí
con tus abrazos
y mañana siento de tí
tu rechazo.

Esperas de mí fidelidad
y que te trate con amabilidad.
Mientras yo he de luchar
con mis insatisfacciones
porque mis reclamos
solo obtienen evasiones.

Necesito seguridad
y tu no quieres o no puedes dar.
Tu entrega es solo parcial
y yo quiero mucho más.

Lucho contra mí misma
porque te quiero
pero también deseo
otro tipo de relación.

Quisiera que mi corazón
hiciera caso a la razón
que dice que lo mejor
es seguir mi camino
y dejar que se cumpla el destino.

Hoy bien y mañana no tan bien
hoy amor y dulcura
y mañana amargura.

Este dilema
me está causando gran pena
y si no lo resuelvo
será mejor que lo lleve el viento.
O abandonarlo al tiempo
y dejarlo madurar
para que de otra forma lo pueda mirar.

Me duele tu indiferencia,
tu indolencia,
tus desapariciones.

No he conseguido que te enamores,
y mi fustración aumenta cada día.
Yo no solo quiero compañía.

Estoy confusa en este mar de emociones
ya ni las oraciones
calman mi alma
he perdido la calma
y la tempestad crece en mi interior.

No quiero tener razón.
Sólo quiero entender
por qué las cosas así han de ser.

Si es para mi maduración
para mi crecimiento interior.
¡Cuánto duele madurar,
cuándo dejas el corazón atrás!



 
Autora: Carmen Lorenzo

 

2 comentarios:

María del Mar Hermoso dijo...

Tantas formas de amor como personas en el mundo, sólo debemos buscar las que son afines a nosotros. Pero de todo se aprende, no siempre podemos dar lo que se nos pide, ni a la inversa. Algunas cosas las marca el destino. La vida sigue.

Edgar Fernando Lamprea M dijo...

hoy pensaba precisamente, hace unos segundo en indiferencia y en indolencia.. me acusan de indiferente, pero no podran hacerlo de indolente. quisiera amar en la forma que los otros aman, y no a mi manera.