jueves, 28 de julio de 2011

LA CORONA

En el camino de la vida
perdí la corona
del reino de mi corazón,

donde yo debía reinar.

Ahora la he de buscar
porque ese es mi destino.
Reina soy
y mi reino he de recuperar.

Las huestes de mis
enemigos arrasaron mi territorio.
Ahora cogeré con valentía
mi reluciente armadura
y buscaré recuperar mi reinado.

Echaré de mi trono
a la que lo ha usurpado.
Ese trono es mío
y mía, también, la corona.

Sólo recuperándola
recobraré la fuerza
y la valentía
para afrontar mi vida.


Autora: Carmen Lorenzo

 

3 comentarios:

María del Mar Hermoso dijo...

Todos hemos perdido parte de nuestro ser en el camino, y algunas pérdidas son irrecuperables. No siempre se puede continuar el viaje con todo el equipaje, y tal vez el precio de acabarlo sea aceptar la pérdida.

Maria H. M. Meneses dijo...

Adelante valerosa!! mantén alto el espíritu de tu corona...de tu corazón,te recuperarás y retomarás las riendas,...,de tu vida!!...resurgirás,...,como el ave fénix..!..me encanta tu poema!!no decaigas..!

La Zarzamora dijo...

Pues claro, que recuperaremos las coronas, quien fue reina un día siempre guarda un alma de poeta.
Besos.