martes, 2 de agosto de 2011

MATADORA

¡Mátame de una vez!
Termina con mi sufrimiento
atravesando mi pecho
con el estoque de indiferencia.
Para que se acabe el sufrimiento
de las banderillas de tus ironías
y el rejoneo de tus desplantes.
Mejor que me mates de una vez
y morir a tus pies.
Llévate de trofeo mi oreja,
y deja que mi pecho deje de latir
en el ruedo y frente a ti.
¡Ole torera!
Buena faena
Aquí yace el toro
que se enamoró de tu capote
y de tu gracia al moverlo
frente a sus cuernos.
Nunca hubo toro tan gentil,
que ningún daño te quiso infringir,
y como manso
se dispuso en tu mano a morir.

Autora: Carmen Lorenzo


2 comentarios:

Luna dijo...

Preciosa comparativa Carmen. Me ha gustado muchísimo. Hubiera preferido que, por buen toro, hubiera habido indulto, para vivir de nuevo olvidando a quien, a través de tu dolor, se llenó de gloria.
Un fuerte abrazo.

AimerLive dijo...

Enhorabuena,Carmen,cómo has transmitido la imagen de un animal tan bravo...que por un sentimiento "de dominante pasa a ser dominado".Emotivo poema,besos.