jueves, 29 de septiembre de 2011

EL DIA QUE MUERA


El día que yo muera  ya no importará lo que dije  ni lo que dijistes.  Atrás quedarán los momentos tristes. Una sonrisa iluminará mi rostro  una sonrisa de regocijo.  A mi encuentro vendrá mi infancia  y me cojerá de la mano.  Haré las paces con la humanidad,  y me inclinaré llena de humildad  ante la grandeza de la vida.  El día que yo muera no quiero lágrimas de despedida.  Prefiero una gran fiesta para celebrar  que estuve aquí y pude probar  lo que es vivir y gozar.  Y desde mi corazón daré gracias  a los que me acogieron,  a los que me ayudaron en mi camino.  Y limpiaré mi corazón de todo rencor.  Porque eso no es amor.  Desde mi corazón lleno de paz  buscaré otros ojos a los que mirar.  Y cerraré los míos  para rendirme mansamente ante la muerte.
 Autora: Carmen Lorenzo