miércoles, 19 de octubre de 2011

COPAS

Suelo envenenarme la lengua
con sabores que me hacen olvidar tu nombre,
e inconsciente vivo la diversidad de fantasías
con las que te sueño solo mía.
Tu recuerdo cambia la imagen turbia 
de esas noches
en las que suelo matarme a tragos,
esperando ilusionada escuchar tus pasos,
en las sombras de la barra de un bar.
Ya no me importan las consecuencias de tu abandono,
beso mil copas pensando en tus labios
y al menos, me convenzo de que no fui yo
quien dejó confetis de desamor
esparcidos en tu corazón.
Brindo a cada instante las locuras de mis manos,
cuando regalo mil caricias a mujeres clandestinas
que roban mi cuerpo,
arrastrándolo a la cama del vicio

y la mentira.

Podré saborear mil grados de sexo

pero jamás, volveré a beber 

la dulzura de tu ser.

Ni las copas

de una sola mujer,

porque solo tu merecías

que yo fuera fiel.



Autora: Inés Jiménez Suarez

0 comentarios: