jueves, 13 de octubre de 2011

PLIÉ. PIQUÉ. PORT DE BRAS…………


   Le observaba con embeleso, no podía evitarlo.  Aquella mujer lánguida que un día fue adorada por multitudes y hoy conservaba su fama efímera, daba órdenes a ese grupo de muchachos y muchachas del cuál destacaba. Ella con sus zapatillas de satén azul. ¡Ecarté! Cuatréeme derriere!!!! ... vuelta a empezar.

¡¡¡ Cuánta belleza encerraba aquella sensibilidad, sutileza y grandiosidad!!!!

De vez en cuando pasaban los tramoyistas, mantenedores, sonido…. Y le apartaban sin piedad….No le importaba… Volvía  a su embriaguez inicial.

Oía risitas señalando hacia las bambalinas, con descaro algunos y con disimulo otros, comentando lo enamorada que estaba de aquella bailarina del tutú. No podía disimularlo, su mirada le delataba….

Le daba igual, como siempre día tras día terminado el ensayo se alejaba musitando entre los ruidos estridentes de esa pierna metálica, chirriante, ajena, ausente, ayudada por unas viejas muletas de las que se colgaba por las axilas…

- ¡¡qué equivocados estaban, ella no sentía amor por esa escuálida y orgullosa bailarina…Ella estaba enamorada de sus zapatillas de satén azul …….




Autora: Imbas Gutiérrez


Leer más relatos    Leer más de la autora

2 comentarios:

Nuria L. Yágüez dijo...

Muchas gracias Imbas por seguir compartiendo tus creaciones con nosotr@s. Este relato es tan bonito y delicado,..., me encantó. Gracias

Ana dijo...

Me gusta como escribes. Me gustó mucho este relato, esconde tanto como aquella que se ocultaba entre bambalinas.

Y la foto ,..., un 10. Sigue adelante.

Ana