martes, 22 de noviembre de 2011

CUANDO TU TE FUISTE

 Noches tenebrosas...

noches de tormentas,

rayos y relámpagos

iluminan el cielo,

truenos ensordecedores

rompen el silencio.



Cuando tú te fuiste

en blanco quedo mi cerebro,

mi cuerpo temblaba

igual que los árboles

que agitan los vientos,

noches de tormenta dejaste...

en las que no duermo.



Pero sigue la vida

aunque viva muerto,

aún queda gente en mi vida

que son mi consuelo,

me quedan mis hijos,

me quedan mis nietos,

esos que me quieren

esos que yo quiero.



Noches de tormentas dejaste

aunque raso esté el cielo,

son noches muy duras

en las que no duermo,

cuando llega el alba

se alegra mi cuerpo,

cuando veo el sol

que brilla en el cielo.


Autor: Alberto López Yepes

Seguir leyendo(...)


lunes, 21 de noviembre de 2011

IRREVERSIBLEMENTE TE AMO

Amo la quietud de mis ratos tristes
Cuando acompañas mis agobios
Amo la serenidad de tu llanto
Cuando lágrimas salen de mis ojos

Amo el espacio que ocupa tu espacio
Cuando de caricias nos llenamos
Amo tu dulce voz en mi oído
Cuando todo juntos lo inventamos

Amo el atardecer que llega
Y en tu presencia deleitamos
Amo el amanecer a tu lado
Cuando el primer beso damos

Amo tu palabra de apoyo
Cuando tengo algún fracaso
Amo tu mirada infinita
Que me llena en el ocaso

Amo la existencia de tu vientre
Que en mi vida tú llenaste
Amo la transparencia viva
Con la cual te me acercaste

Amo la caricia real y precisa
Que tus manos con ternura
Amo el pensamiento irreal
Que me tienta con locura

Amo tu proclama al viento
Cuando dice que me ama
Amo tu silueta, tu cuerpo
Que busca y que me exclama

Amo a todo lo prohibido
Si he de vivirlo a tu lado
Irreversiblemente tuyo
Irreversiblemente te amo




Autor: Alberto Amaris

Seguir leyendo(...)


domingo, 20 de noviembre de 2011

LA CRISIS

En estos tiempos de crisis
hay que tener narices.
Porque cuando de tus bienes
buscas liquidez
hay quien se aprovecha para
su fortuna hacer crecer.

El dinero se convierte 
en el Dios a adorar.
Y por él y ante su altar,
muchos han de matar
el hambre de justicia e igualdad,
que un día fue valuarte 
de la humanidad.

Mucho hemos consumido,
parte de nosotros hemos vendido
ante el altar de este Dios.

Es la vida la que grita
a través de las manos que se agitan,
que se levantan en la multitud.
Pidiendo cambios en la sociedad.
Hemos que recobrar, 
la cordura y equidad perdida 
o simplemente vendida. 

Nada es tuyo y nada es mío
es solo un sueño,
un espejismo lo de poseer.
Los valores verdaderos
siguen ahí,
para ti y para mí,
y para el que los quiera coger.


Autora: Carmen Lorenzo

Seguir leyendo(...)


sábado, 19 de noviembre de 2011

TE AME, Y NADA MAS

Cuando narré nuestro amor
a través de poesías,
lo hacía de corazón
quería que el mundo supiera,
lo mucho que te amaba
lo mucho que te quería.

Cuando la ilusión se rompe
languidece el amor,
cuando el amor se escapa
se nos rompe el corazón,
entrando en melancolía
con no poca depresión.

Ahora que todo acabó
me impones silencio y distancia,
con un cerco a tu alrededor
para que no sepa de tu vida,
y así evitar... algún posible perdón.

Lo que no puedes evitar
es que siga escribiendo,
antes... pregonando nuestro amor,
ahora... escribiré de recuerdos,
que unas veces fueron malos
y otras veces fueron buenos.

Si alguna vez entras en Gala
y ves algunos escritos
no te debes preocupar...
que lo nuestro es solo nuestro
y a nadie lo voy a contar,
si con algo te identificas
será por casualidad,
porque guardo en mi recuerdo...
QUE TE AME, Y NADA MAS.



Autor: Alberto López Yepes

Seguir leyendo(...)


viernes, 18 de noviembre de 2011

POR AMOR AL ARTE

Por amor al arte,
te escribió poesías cada noche,
porque creía en vuestra historia
tanto como para pelear por ti ,
sin escudo ni estandarte.

Y todo esto por amor al arte.

Por amor al arte
te guardó como una joya de su tesoro,
y volvió a escribir historias
donde describía con decoro,
como era capaz de desearte.

Y todo esto,..., porque te veía
como una obra de arte.

Por amor,...,
todo,…,  por amor al arte.



 Autora: Nuria L. Yágüez

Seguir leyendo(...)


jueves, 17 de noviembre de 2011

EL AMOR

¿Qué es el amor?
Alguien una vez me preguntó.
A lo que yo respondí:
Déjame reflexionar
Y dame tiempo para pensar.
No es fácil responder.
Me estrujaré los sesos
Para investigar eso.

Si recurro a la religión
Me dirán que es Dios.
Respuesta recurrida
que genera confusión.

Si busco entra la gente,
Te dirán que es su madre
Su padre, su hermano,
Su hijo o amante.

A lo que me voy a mí.
Y recuerdo que
Más de una vez sentí
Una energía especial.
Algo que me empujaba,
Que a acercarme me llevaba
A aquel que me era extraño.

Bajo esta energía
Toda la vida, y la no vida
No me era desconocida.
Todo tenía nuevo significado.

No me pidas que te lo explique
Porque no está mi mente preparada
Y es tan limitada la palabra hablada.

Y es que hay tantas cosas
Que hay que vivirlas.
Que te invito a buscar,
A investigar.
Que el que busca verdad
eso ha de encontrar.

No te pares en el sufrimiento
Que no te congele la frustración
Porque sólo son pruebas
En el camino del buscador.



Autora: Carmen Lorenzo




Seguir leyendo(...)


miércoles, 16 de noviembre de 2011

UMM




 Autora: Nuria L. Yágüez


Leer más de la autora      Leer más Cartas

Seguir leyendo(...)


martes, 15 de noviembre de 2011

EL ONCE, ONCE, ONCE Y MI TRISTEZA

Once, once, once,
día de triste desconsuelo
de lágrimas rotas envejecidas,

Por compañía……
la soledad y tu ausencia.

Suenan las once campanadas
anunciando la hora de salida,
eufórica despedida
de la gente que me rodea.

Van al campo de batalla en su odisea,
a festejar la victoria de la semana,
con su familia que les espera.

Dispuesto tomo mis rabias
y las guardo en la guantera,
me dirijo volando a las afueras
para matar esas terrible quimeras,
que en días de invierno
en mi vida existieran…

Con la complicidad de, CAMI,
mi única y fiel compañera.

El bum del motor suena
y de a buen ritmo se acelera,
al compás de una canción de rock
que un amigo, en un tiempo me diera.

En el velocímetro el indicador suena
la aguja llega al final y se quiebra,
doy vuelta hasta donde Cami me lleva,
y la jungla del frente,
anuncia el fin de la carretera

Entonces retomo camino al regreso
con mi soledad por compañera,
a quien le acompaña, la nostalgia y la tristeza,
y la añoranza, que se coló de pasajera,
venia escondida entre las lágrimas
que de mi alma silenciosas salieran.

La melancolía como de costumbre
se acerco a Cami, de arrocera
sentándose a mi lado
entonando una trova lastimera,
me toma entre sus brazos
riéndose de las penas ajenas.


Miro el reloj, ya las once
de este día once,
de este noviembre once,
que me trajo los recuerdos
de las historias que viviera.

De los caminos recorridos,
de mi biografía aventurera,
de los cuentos ya leídos,
de la poesía que escribiera.

Llego a casa como de costumbre,
la soledad la única que me espera,
en el vacío de la alcoba
miro mi cama compañera,
me retumbo sobre espalda,
sin que nadie algo dijera
son estos días tan tristes
en que faltan las palabras
y sobran frases lastimeras

Así pasé este día once
sin que nadie lo supiera.




Autor: Alberto Amaris

Seguir leyendo(...)


lunes, 14 de noviembre de 2011

EL OTOÑO DE MI VIDA




Te he esperado toda la vida

Te he esperado tanto tiempo

que se han blanqueado mis sienes

y han perdido su lozanía mis pechos.



Por las mañanas tu abrazo añoraba

y por las noches a la almohada abrazaba

imaginando que era tu cuerpo

el que junto al mío dormía.



Alguna lágrima mansa

por mi rostro se deslizaba

y soñaba y anhelaba

cada vez más tu presencia.



Los años sin detenerse

han pasado.

Las arrugas han dejado

surcos en mi piel.

¿Me podrás reconocer

a través de esta presencia?

¿Podrás a través de mis ojos

ver brillar mi esencia?



No sé si podrás encontrarme,

no sé si podré esperarte

porque la vida se me escapa

y ya no tengo la energía

de la juventud.



Pero hay tantas ganas de amar

todavía en este cuerpo!

Y hay tantas ganas de notar

el calor de otra piel junto a la mía!

Que no pierdo la esperanza

de que en el otoño de mi existencia

pueda gozar de ese fruto tardío

del amor de la madurez

que alimente mi alma y mi cuerpo

en el duro invierno de la vejez.




Autora: Carmen Lorenzo



Seguir leyendo(...)


domingo, 13 de noviembre de 2011

CADUCIDAD O ESPERANZA


Mirando por mi ventana se abre un amplio paisaje otoñal, una gama
de ocres, amarillos, marrones… No sé bien que me inspira.  Decido
salir a la calle a absorber de su esencia, a respirar sus aromas, 
a vivirlo… Atisbo unas nubes amenazadoras acercándose, yo sigo mi 
camino  amarrada a  mi  precavido  paraguas, las  primeras gotas
empiezan  a caer,  ¡No no le abro!,  quiero  beberlas empaparme,
limpiarme.  Sigo  por  esa  alfombra  de   hojas   puntiagudas  y
estridentes a mi paso, pensé  que  allí ante mí caía la vida, el
fruto, la caducidad, el paso del tiempo.. una melancolía recorrió
mis  entrañas  mientras  recordaba  aquel año y lo vivido, ahora,
quizás  muerto como  esas hojas. Una tenue lágrima asomó por mis
ojos,  quizás envidiosa  de  es  incipiente  lluvia  que  estaba
arreciando. Todo ello dejó paso a la interrogación, al no quieres 
pensar, a abandonarse a mi suerte y esperar el devenir…  Mientras
veía que se  acercaba Juan con sus revoltosos niños, me dije, la
vida sigue, y tras un otoño y pasar el yermo invierno siempre hay
un renacer,  una vida nueva,  una explosión  de  primavera con su
alegría, olores, vida, solo hay que tener la paciencia de esperar…
Y junto a esa familia me di la vuelta encaminándonos entre juegos,
charlas  y carreras a la plaza dónde estaban asando castañas para
todo el pueblo….¡la vida sigue y lo importante es formar parte de
ella!
Autora: Imbas Gutiérrez



 Leer más relatos   Leer más de la autora


Seguir leyendo(...)


sábado, 12 de noviembre de 2011

ERROR DE CARGO

La madre reclamó el cuerpo. El gobernador dijo, “ya fue identificado, no lo vea, está en muy mal estado” Tras darle sepultura,…, su hijo volvió a casa por su propio pié.


Autora: Nuria L. Yágüez


Seguir leyendo(...)


viernes, 11 de noviembre de 2011

CUMPLEAÑOS

Mi padre ya no cree más en nada, ni en nadie. Le cuento que acabo de asociarme a Greenpeace a través de un trámite rápido por Internet. Que apenas me bastó teclear mi nombre, apellido, número de documento y la fecha de nacimiento. Él, con todos sus dientes manchados al desnudo, dice que ya creyó bastante en toda su historia, y que, salvo honrosas excepciones, siempre resultó defraudado. Señala que siempre hubo intereses escondidos, mejor dicho, una red de intereses escondidos que se entrelazan de manera intrincada.


Yo le digo que con Greenpeace es distinto, que no acepta dinero de los gobiernos, ni de las empresas, solamente contribuciones de particulares para mantener cierta independencia a la hora de denunciar y presionar a los responsables de los problemas medioambientales.



Mi padre sostiene que todo es una mierda, una mentira. Se encrespa y dice que por culpa de la confrontación el mundo está irremediablemente dividido, con pocas posibilidades de poner sentido común. Como los políticos que manipulan a la opinión pública para hacerles creer que sus gestiones son únicas e irrepetibles y de esa manera se perpetúan en el poder, un poder al que se pegan como sopapas porque el día que dejen de ejercerlo les caerá todo el peso de la Ley por sus acciones de corrupción.



Dice, con la mirada fija hacia adelante, concentrado como quien deshilvana el hilo de los recuerdos, un recuerdo que aparece tan destructor como un huracán, que él creyó en los peronistas cuando siendo obrero logró subir de escala social, pero que luego esos mismos peronistas le quitaron lo poco que había ganado.



Dice que después creyó en los militares, con su causa de pacificación nacional, una desgracia si se considera la enorme cantidad de personas desaparecidas, militantes sociales, políticos, gremiales, comprometidos con cambios estructurales, algunos de los cuales, aún hoy, no se saben a dónde están, y que también creyó en la justificación de Galtieri para hacerle una absurda guerra a Inglaterra en pos de recuperar las Islas Malvinas. Con facilidad pierde la paciencia y dispara sin miramientos a quienes nos condujeron hacia la ruina, la locura y la muerte. Después, como si se liberara definitivamente de algo, defenestra a Alfonsín, a Menem, a los que están. A todos les encuentra defectos.



La lista es interminable, pareciera estar revisando la historia. La revisión de un hombre que bajo ese ejercicio se topa de pronto con otra verdad, distinta a la que tuvo, o a la que creyó tener. Se da cuenta de que ha sido engañado por la fuerza mediática de la era de la comunicación, y que, sin quererlo, esa comunicación lo ha llevado como un barrilete de un lado para el otro.



Cuánto más recuerda, cuantas más explicaciones encuentra, tanto más nervioso se pone.



Mi hermana interviene en la conversación. Explica, con un modo y un tono que intenta tranquilizarlo, que lo de Greenpeace es otra cosa, que no hay posibilidad de abuso de poder porque el organismo apela al compromiso de los ciudadanos, y que mantiene su independencia a la hora de denunciar y presionar a los responsables de los problemas medioambientales.



Pero mi padre se mantiene firme en su tesitura. Que en caso de que él decidiera hacerse socio de Greenpeace se estaría comprometiendo con los ataques contaminantes a la naturaleza, pero que mientras tanto nadie estaría poniendo algún compromiso para con sus propios problemas. Nadie considera la miseria de paga que reciben los jubilados, a quienes no les alcanza para llegar a fin de mes, dice con unos labios que arden.



Son los jubilados, prosigue, quienes se enferman y necesitan remedios para ser curados, unos remedios que al comprarlos uno tiene que desembolsar la mitad de lo que cobra, y que por todo eso -por vivir en la miseria y por tener que depender de los demás- llegar a viejo es la peor desgracia que le puede suceder a un ser humano.



Mi padre es un hombre que trabajó desde los trece años y su único capital es la casa que habita, una casa humilde, pero limpia, cálida y confortable, y cuya prolijidad rompe con la premisa de que los hombres que viven solos tarde o temprano se abandonan. Es la misma casa acomodada de mi madre que falta desde hace cuatro meses.



En una de las paredes, detrás de un viejo televisor, hay una foto de Italia, de la región de Le Marche donde él nació. Es un paisaje con flores blancas, parejas y tupidas, apenas inclinadas y enrolladas como papel por la fuerza del viento. Las cortinas, el tapizado del sofá, las servilletas y hasta el felpudo de la puerta son azules. Todos los azules son idénticos y están gastados de la misma manera.



Estamos en el comedor calefaccionado con una estufa a kerosén, enfrente de platos con resto de arroz y pollo. En la radio suena Solo le pido a Dios de León Gieco. Es el cumpleaños setenta de mi padre que hoy tiene los ojos más tristes que nunca. Tanto mi hermana como yo no queremos que se enoje, así que no le seguimos la corriente y nos quedamos por un momento callados para no arriesgarnos a una discusión que podría prolongarse hasta altas horas de la noche. Queremos que tenga una velada feliz y que se sienta querido y respaldado por sus hijos.



Mi padre destapa una sidra y apaga las velitas de la torta, entonces cantamos el feliz cumpleaños al ritmo de la respiración áspera de mi padre, y luego brindamos chocando los vasos. Es difícil estar solo, dice. Le damos un beso, lo abrazamos, le infundimos optimismo porque sabemos lo que el duelo le cuesta. Le digo: si aflojás se te acaba la vida, sin pensar que probablemente es eso lo que él desea. Logramos calmarlo un poco y nos volvemos a sentar, pero enseguida nos quedamos en silencio esperando que mi padre esboce una idea, algún recuerdo, algo excepcional, quizás un milagro que le saque una sonrisa.






 Autor: Walter Gasparetti



Seguir leyendo(...)


jueves, 10 de noviembre de 2011

SUPONGO QUE ESTO ES AMOR

Cuando te vi por primera vez no vi las estrellas a nuestro alrededor, ni escuche un canto celestial, pero cada día siento que quiero compartir contigo un día más. Lo maravilloso es que esta sensación sigue repitiéndose y cada día con más y más intensidad,…, con más y más seguridad de que volverá a repetirse. Supongo que eso debe ser amor.

La primera vez que nos reímos hasta que nos dolieron las costillas fue más por nervios que por complicidad. Sin embargo hoy no pasa un día en que cualquier cosa nos haga disfrutar de lo más simple. Y solo necesitamos mirarnos para saber que ese momento de risas está a punto de repetirse una vez más.  Supongo que esa complicidad,…, debe estar incluida en la definición de amor.

Cuando me sentí por primera vez en la tierra que hoy habitamos, me dije que nunca sería capaz de ser feliz en ella. Hoy no extraño nada de lo que no tengo, y siento que los días pasan casi sin darme cuenta. Quiero estar justamente donde estoy, junto al volcán de tu pecho. Seguro que eso es lo que se siente, cuando se vive en el amor.

Fueron muchas las cosas que al sentirlas por primera vez me hicieron dudar que el camino fuera a ser fácil,…, pero lo que no puedo poner en duda es que todos los obstáculos los superaremos con amor.





 Autora: Nuria L. Yágüez

Seguir leyendo(...)


miércoles, 9 de noviembre de 2011

CUANDO HACEMOS EL AMOR



Autora: Delfín azul




Leer más de la autora     Leer más Cartas de amor

Seguir leyendo(...)


martes, 8 de noviembre de 2011

SONIDO MAGICO

Como un sonido mágico
y lleno de ilusión,
escuché la melodía de un cascabel,
bello obsequio de un hada
junto al primer beso aquel,
que me devolvió la alegría,…,
de vivir, amar y querer.

Resuena el tintineo
en cada amanecer,
dando gracias al destino,...,
y a mi hada, a la que quiero
y que sin ella ya no concibo
despertar en mi cama,
ni recorrer mi camino.


Autora: Maria H. M. Meneses


Seguir leyendo(...)


lunes, 7 de noviembre de 2011

MI PECHO ES TU CUENTA

Nunca desee tanto unas manos,…,
como cuando descubrí las tuyas sobre mi cuerpo.
Nunca contemplé tanto unos ojos,…,
como cuando descubrí tu mirada frente a la mía.
Nunca tuve tanto sueño,…,
como el que tengo desde que dormí en tu ombligo.
Nunca creció tanto la cuenta de mis sentimientos,…,
como desde que estoy contigo.


 Autora: Nuria L. Yágüez

Seguir leyendo(...)


domingo, 6 de noviembre de 2011

EN LA LINEA DE SALIDA




Autora: Nuria López Yágüez

Seguir leyendo(...)


sábado, 5 de noviembre de 2011

TE RECLAMO



Autora: Delfín Azul
Leer más de la autora     Leer más Cartas de amor

Seguir leyendo(...)


viernes, 4 de noviembre de 2011

NO FUE SUFICIENTE


No fue suficiente esperarte mares, no fue suficiente confiar en ti, ni fue suficiente dártelo todo: mi cuerpo, mi mente, mi alma, mi ser. Amarte fue un papel que interpreté para formar parte de la obra de teatro en que has convertido tu vida. 
El teatro de las horas y los años, el teatro de las emociones fingidas y manipuladas, de las máscaras del mundo. Amarte no fue el papel principal de tu obra maestra. Amarte fue el merecido premio, el rotundo reconocimiento público de tu magistral talento. Tu más importante galardón profesional. Amarte no fue más que jugar al juego del amor. No fue suficiente el amor para ganar. Hizo falta mentir, matar, robar. Amarte es también el final de tu triunfo. Triunfar no fue suficiente para amarme. Triunfar y amar no fueron suficiente para ganar. Para ganar hay que sufrir, y sufre quien ama; para triunfar hay que reconocer la verdad, sólo el humilde reconoce su debilidad ante la fuerza del adversario. Amarte no!
fue suficiente para ganarte. Sólo gana quien trata al otro como objeto. El que ama ve a su amante como su propio ser. ¿Quién gana, pues?, ¿quién triunfa?, ¿quién ama?. Gana quien domina; triunfa quien ama; ama quien pierde. 








Autora: Maria del Mar Hermoso



Seguir leyendo(...)


Pido perdón

Quiero pedir disculpas a mis lectores, a los autores y en general a todos los que nos visitan, por pasar dos días seguidos sin publicar,..., pero la salud es la salud y he estado de baja. =(

Gracias a Dios, ya estoy repuesta y vuelvo a la carga con fuerza.

Después de este espacio en blanco retomamos las sanas costumbre, un día una publicación.

Saluditos a todos =D
Nuria L. Yágüez

Seguir leyendo(...)


MÁS ALLÁ DEL OLVIDO


Más allá del olvido
Hay un recuerdo de mujer
Quieres olvidar
Te pellizca el alma
Quieres sonreír
Aparece su figura
Quieres cantar
A ritmo de melodías
Quieres hablar
Oyes miles de requiebros
Quisiste volver a Ella
Pero ya no había pasaje
Quisiste volverle a sentir
Pero tu sitio estaba ocupado
¿Por un recuerdo?
¿Por otra mirada?
¿Por otro silencio?
O quizás simplemente
No había asiento
Ella, sin darse cuenta de ello
De aquí para allá
Dando tumbos en su mundo
Sin rumbo fijo
Perdida en su cuerpo
Encontrada en otros cuerpos
Pasando de sentimientos
A frustraciones
Diluidas en  su aliento
Vaho efímero…
Ilusiones de amor
Realidad de amistad
Y tal vez añorando
Un desconocido futuro
Que quizás  llevará
Ese nombre…
Que ha permanecido.
Más allá del olvido  




Autora: Imbas Gutiérrez



Leer más poesía   Leer más de la autora

Seguir leyendo(...)