domingo, 13 de noviembre de 2011

CADUCIDAD O ESPERANZA


Mirando por mi ventana se abre un amplio paisaje otoñal, una gama
de ocres, amarillos, marrones… No sé bien que me inspira.  Decido
salir a la calle a absorber de su esencia, a respirar sus aromas, 
a vivirlo… Atisbo unas nubes amenazadoras acercándose, yo sigo mi 
camino  amarrada a  mi  precavido  paraguas, las  primeras gotas
empiezan  a caer,  ¡No no le abro!,  quiero  beberlas empaparme,
limpiarme.  Sigo  por  esa  alfombra  de   hojas   puntiagudas  y
estridentes a mi paso, pensé  que  allí ante mí caía la vida, el
fruto, la caducidad, el paso del tiempo.. una melancolía recorrió
mis  entrañas  mientras  recordaba  aquel año y lo vivido, ahora,
quizás  muerto como  esas hojas. Una tenue lágrima asomó por mis
ojos,  quizás envidiosa  de  es  incipiente  lluvia  que  estaba
arreciando. Todo ello dejó paso a la interrogación, al no quieres 
pensar, a abandonarse a mi suerte y esperar el devenir…  Mientras
veía que se  acercaba Juan con sus revoltosos niños, me dije, la
vida sigue, y tras un otoño y pasar el yermo invierno siempre hay
un renacer,  una vida nueva,  una explosión  de  primavera con su
alegría, olores, vida, solo hay que tener la paciencia de esperar…
Y junto a esa familia me di la vuelta encaminándonos entre juegos,
charlas  y carreras a la plaza dónde estaban asando castañas para
todo el pueblo….¡la vida sigue y lo importante es formar parte de
ella!
Autora: Imbas Gutiérrez



 Leer más relatos   Leer más de la autora



0 comentarios: