viernes, 4 de noviembre de 2011

NO FUE SUFICIENTE


No fue suficiente esperarte mares, no fue suficiente confiar en ti, ni fue suficiente dártelo todo: mi cuerpo, mi mente, mi alma, mi ser. Amarte fue un papel que interpreté para formar parte de la obra de teatro en que has convertido tu vida. 
El teatro de las horas y los años, el teatro de las emociones fingidas y manipuladas, de las máscaras del mundo. Amarte no fue el papel principal de tu obra maestra. Amarte fue el merecido premio, el rotundo reconocimiento público de tu magistral talento. Tu más importante galardón profesional. Amarte no fue más que jugar al juego del amor. No fue suficiente el amor para ganar. Hizo falta mentir, matar, robar. Amarte es también el final de tu triunfo. Triunfar no fue suficiente para amarme. Triunfar y amar no fueron suficiente para ganar. Para ganar hay que sufrir, y sufre quien ama; para triunfar hay que reconocer la verdad, sólo el humilde reconoce su debilidad ante la fuerza del adversario. Amarte no!
fue suficiente para ganarte. Sólo gana quien trata al otro como objeto. El que ama ve a su amante como su propio ser. ¿Quién gana, pues?, ¿quién triunfa?, ¿quién ama?. Gana quien domina; triunfa quien ama; ama quien pierde. 








Autora: Maria del Mar Hermoso




2 comentarios:

Anónimo dijo...

La verdad, no dejo de leerlo.
Me transmite una sensacion de vacío, esa que deja haber amado sin entender que la batalla estaba perdida de antemano.
Nou

gabby*!! dijo...

Me has puesto la carne de gallina porque sé de qué va eso...
Me gustó (: