sábado, 8 de enero de 2011

AL LLEGAR

Ángel llega a casa.

 Le gusta su trabajo pero... le espera la oscuridad, el vacío. Ese vacío que sólo él sabe que existe, ese que no da a conocer a nadie, ese que -cuando lo siente- hace que el mundo se le venga encima; y entonces tiene ganas de llorar y de decir ¡basta! ¿Porqué debo estar sólo? ¿Porqué no puedo esperar una sonrisa al llegar a casa?

No lo sabe o no quiere saberlo; tan sólo es consciente de esa negrura que lo atenaza y con la que lucha diariamente. Quiere sentir esa oleada de luz, de calidez, de esperanza. Y la siente.

Sabe que cuenta y es importante para mucha gente y entonces piensa: "Ángel tu destino es otro, disfruta de lo mucho que tienes, quieres y te quieren" ...y entonces sigue disfrutando de ¡VIVIR!


Autor:  Ángel  Casas Batalla


Seguir leyendo(...)