jueves, 14 de julio de 2011

TE QUIERO

Quiero dormir...
y no puedo,
porque me falta tu amor,
quisiera estar en tu cama
compartiendo tu almohada,
para decirte..
te quiero,
con todo mi corazón.

Te quiero tanto...
amor mio,
te echo tanto de menos,
que quiero dormir...
y no puedo,
pensando...
que yo te quiero,
con todo mi corazón.

Hoy me faltan tus caricias
y los besos de tu boca,
hoy me faltan tantas cosas...
que quisiera estar contigo,
para decirte...
te quiero...
con todo mi corazón.

Me gusta tu ardiente boca...
acariciar tus pechos turgentes...
me gusta tu sexo caliente...
me gusta tanto tu amor,
que quiero dormir y no puedo
sabiendo que yo te quiero,
con todo mi corazón.

Me gusta compartir contigo
lo que de vida me quede,
para que compruebes ...amor,
que este hombre te quiere...
con todo su corazón.




Autor: Alberto López Yepes

Seguir leyendo(...)


SOLITA

Al amanecer del siguiente día fuiste a recoger verduras al mercado, como tantas otras veces habías hecho acompañando a tu madre. Rajash te sonrío al verte, todavía somnolienta y con ojos de gato asustado; se acercó a ti y te metió unas zanahorias y unos berros en el cesto, mientras te decía: "Cuídate mucho, Ajaya, pórtate bien. La diosa Lakshmi te dará prosperidad.". Tú le respondiste con una inclinación de cabeza y las manos unidas en señal de paz. Después, se alejó. Seguiste andando un rato, por si alguno de los fruteros se acordaba de ti, de tu familia y, apiadándose, te regalaba alguna fruta. Tras más de dos horas vagando, te marchaste a casa con tu comida en el cesto.
Todos en Mumbai sabían de tu desgracia y se giraban al verte pasar. Tus amigos se acercaban a jugar contigo, como habían hecho siempre, pero tú tenías que negarte y salir corriendo. No quedaba más tiempo para los juegos. Y con paso ágil, avanzabas entre las multitudes de hombres y mujeres, andando, en bicicleta, los más afortunados, en ricksaw. ¡Cuánto te habría gustado montarte en uno y viajar lejos, muy lejos, más allá del pueblo, más allá de la capital, hasta el mar, y montarte en uno de esos barcos grandes donde se habían marchardo tus tíos y primos varios años atrás, a la tierra prometida!
Cuando quisiste darte cuenta, ya estabas ante el gran palacio. Diste la vuelta y entraste por la puerta de servicio. La jefa de cocina te recibió enfadada. "¿Por qué has tardado tanto? El hambre de los señores no espera a una pobre sirvienta huérfana. ¡Deberías darles las gracias por haberte recogido en su casa! Llévales la enorme bandeja plateada con el pollo al curri. !Llevan un rato esperándote!"
Le pediste perdón; le diste la razón, y también las gracias, porque prometió no hablar mal de ti al amo.
Es el destino de los niños sin padre, de las niñas sin madre.
Y entraste en el gran salón para servir el almuerzo a los señores, unos ricos comerciantes de seda cuyos hijos, de pocos años más que tú, te miraban con gesto altanero. Al terminar, pediste permiso para volver a la zona de servicio. Atravesaste el largo pasillo, cubierto de una alfombra persa en tonos rojizos, rosas y verdes sobre la que tantas veces habías bailado contoneando las caderas al escuchar la música hindú que los hijos ponían en sus habitaciones. "Mmm, mamá, ella sí que bailaba bien la danza del vientre", pensabas para ti; era la única tregua a la autocompasión que te permitías, pensar en tu madre y en sus palabras, tan nítidas y dulces en el recuerdo: "´Tú eres mi hijita querida, Ajaya, la invencible. Si alguna vez estás triste, baila como yo te enseñé. Y piensa que tu madre estará siempre contigo, y te ayudará a seguir desde su otra vida hasta que volvamos a encontrarnos. No tengas miedo, Ajaya, ¿me lo prometes?" " Si, mamá."
Al entrar en la cocina, que tenía una de las paredes llenas de estantes con especias de todos los colores y usos imaginados, cogiste el montón de ropa sucia y, con paso rápido, saliste del gran palacio y la llevaste a lavar a los grandes lavaderos de la Mumbai, serpenteando entre las calles, que olían a flores, a incienso, a esperanza en un mundo mejor que, sin duda, habría de llegarte un día.





Autora: Maria del Mar Hermoso





Leer más de la autora      Leer más relatos

Seguir leyendo(...)