domingo, 24 de julio de 2011

RECUERDOS

Hola amiga:

Hoy me he decidido a escribirte estas líneas. Ha pasado mucho tiempo desde la última vez que supimos la una de la otra. Yo me he acordado de tí, sobre todo de los buenos momentos. ¿Recuerdas nuestras risas compartidas? ¿recuerdas la primera vez que nos vimos?. Todo eso lo recuerdo ahora y en este momento, no sé por qué, con mayor fuerza. Han pasado muchos años ¿veinte o treinta?. Ya el tiempo es lo de menos para mí. Sólo expresarte algunas cosas que no me atrevo a decirte en persona.

Recuerdo que me dijistes que querías amistad y lo que surgiera y yo me agarré a tí porque andaba perdida, muy perdida y carente de cariño y afecto. Un afecto que me llegó de tí en forma de sexo desenfrenado y sin tapujos. Y para mí fué todo un mundo descubrir esa nueva forma de expresión en mí y en tí y experimentar todo lo que ello conllevaba. Pero yo quise más y ahí fué cuando tú me parastes los pies y me llevastes a tierra. "Te dije desde el comienzo que no quería compromiso. Si quieres compromiso busca a otra" me dijistes. Empezaron entonces mis inseguridades y mis celos, mi buscar mil y un motivos por los que yo no era válida o no era suficiente para tí. No los había o yo no los pude encontrar. Tú ansiabas libertad y no querías ligarte a nadie.... El empezar a entender que aquello solo era sexo me costaba. Y reconozco que yo insistía e insistía en que quería otra cosa. Yo me sentía fustrada y tú acosada. Pero nos queríamos, de una forma un tan!
to extraña. Mis celos se volvieron muy dolorosos para mí... Sufría cada vez que quedabas con alguien o que quedando conmigo salíamos a fiestas y te dedicabas a hablar con otras y otros y yo pasaba a segundo plano. Al comentar mis vivencias a mis amigas ellas no entendían que hacía en una relación que me reportaba tanto sufrimiento y tanta fustración y me retaban a dejarte...
Ahora no recuerdo si fuí yo o fuistes tú quien me dejó o solo fué el tiempo el que nos alejó.... Pero yo no te olvidé porque aunque sufría por no tenerte, gozaba cuando te tenía y me deleitaba con tus contadas confidencias; cada vez menos porque fuistes perdiendo confianza en mí (eso dijistes).
Hoy sólo quiero saber qué ha sido de tí. Si fuistes féliz en tu libertad. Si ahora en la vejez y con la experiencia a cuestas y rebajada la pasión quieres volver a recuperar nuestra "amistad". Puede que ahora nos podamos relacionar de otra forma.
No sé por qué a mis 60 años me a dado ahora por intentar recuperar las viejas relaciones y la nuestra fué muy especial para mí. Espero que tú también pienses lo mismo y podamos volver a vernos.



Autora: Carmen Lorenzo

 

Seguir leyendo(...)