lunes, 14 de noviembre de 2011

EL OTOÑO DE MI VIDA




Te he esperado toda la vida

Te he esperado tanto tiempo

que se han blanqueado mis sienes

y han perdido su lozanía mis pechos.



Por las mañanas tu abrazo añoraba

y por las noches a la almohada abrazaba

imaginando que era tu cuerpo

el que junto al mío dormía.



Alguna lágrima mansa

por mi rostro se deslizaba

y soñaba y anhelaba

cada vez más tu presencia.



Los años sin detenerse

han pasado.

Las arrugas han dejado

surcos en mi piel.

¿Me podrás reconocer

a través de esta presencia?

¿Podrás a través de mis ojos

ver brillar mi esencia?



No sé si podrás encontrarme,

no sé si podré esperarte

porque la vida se me escapa

y ya no tengo la energía

de la juventud.



Pero hay tantas ganas de amar

todavía en este cuerpo!

Y hay tantas ganas de notar

el calor de otra piel junto a la mía!

Que no pierdo la esperanza

de que en el otoño de mi existencia

pueda gozar de ese fruto tardío

del amor de la madurez

que alimente mi alma y mi cuerpo

en el duro invierno de la vejez.




Autora: Carmen Lorenzo



Seguir leyendo(...)