viernes, 12 de octubre de 2012

NADA MAS


Él tenía un cuerpo realmente hermoso, esculpido de una forma casi tan perfecta como el de las estatuas de mármol que adornaban los palacios de la antigüedad. Y además, a la hora del amor actuaba con la misma paciencia con la que los leones saben aguardar a sus inocentes presas.
Ella se sentía la mujer más afortunada del mundo al saberse dueña del corazón de un hombre tan excepcional como él, y honestamente no podía atreverse a pedirle algo más a la vida.
Bueno... quizás sí. 
Pensándolo bien, no estaría nada mal poder ver a un chico tan apuesto más a menudo, sin necesidad de tomar esas píldoras raras que siempre andan regalando los doctores.






Autora: Patricia J. Dorantes Ham






7 comentarios:

Nuria Lopez Yágüez dijo...

Al preguntar a la autora sobre la motivación que le llevó a escribir este cuento dijo "Dos cosas que siempre están presentes en la vida: un poco de locura y algo de amor."

Nuria Lopez Yágüez dijo...

Felicidades Patricia, por escribir, por sacar lo mejor de ti a través de la creatividad y la imaginación, y sobre todo por compartir tus dones.

Sigue escribiendo y sigue publicando en este blog. Siempre serás bien recibida.

Nuria L. Yágüez

Anónimo dijo...

Escribir es como hacer el amor, unas veces nos sale mejor que otra, pero nunca hay que dejar de hacerlo.

Sigue practicándolo.

Jose

Ana dijo...

Y que te parece Jose que esta vez le salió bien o mal porque a mi me gustó.

Yo creo Patricia que hay quien no sabe apreciar el arte, si el escribe mejor que publique para dejarnos a los demás opinar. Hay que ser valiente para exponerse a la opinión de otros.

Ana

María H. M. Meneses dijo...

Felicidades Patricia,por decidirte a dar este paso,y publicar,poder deleitarnos a nosotr@s con la lectura de tu obra,esperemos que no sea la única,y que los pasos se te conviertan en un camino.Felicidades de nuevo.

Alba dijo...

Gracias Patricia por darnos lo mejor de ti.

He visitado tu blog y también me ha gustado

Miss sprout dijo...

No...yo soy la que les doy las gracias a todos ustedes por tomarse unos minutos para leerme(incluso al anónimo). Estoy muy contenta por haber hallado este espacio y de una vez lo digo; me van a volver a leer varias veces por aquí.