viernes, 1 de febrero de 2013

SOMOS 80.000

Se me ocurrió invitar a unos amigos a que leyeran las cosillas que escribo para que me dieran su opinión, ya han venido a leerlo más de 80.000 amigos. Se dice pronto pero nunca imaginé que algún día tendría tantas visitas. Así que voy a seguir poniendo la casa en orden que hoy seguirán viniendo a vernos. A todos los que vinisteis y a todos los que vendrán GRACIAS.

Relájense, cojan asiento y tómense algo con nosotros.


Para celebrar las 80.000 visitas durante las próximas 48 horas publicaremos 24 imágenes con historia. Elijan una imagen, invéntenle una historia de menos de 300 palabras y envienosla (enviar)  para publicarla. 

AQUI EMPEZAMOS

16:00 Siempre he recordado la casa de mi abuela como una casa enorme y superantigua.  De niño pensaba que era lógico, que la casa habría envejecido como ella, juntas, a la par. Que cada una habría envejecido de la mano de la otra. Antes de que este pensamiento me abandonara mis padres y yo nos mudamos a Austria donde he vivido la mayor parte de mi vida. 

Estudié fotografía y cuando comprendí que no quería fotografiar famosos, paisajes, ni novios,..., busque algo radical que hacer con mi vida y empecé a viajar como corresponsal de guerra. 

Hace unos meses me dijeron que mi abuela había fallecido y yo había heredado su casa. Siempre me habían perseguido los fantasmas de la gente que había visto fallecer en tantos años de violencia, por eso no me apetecía nada volver a aquella casa a perseguir el fantasma de mi abuela a la que siempre había sentido que habíamos abandonado. Me sentía culpable de vivir mi vida y abandonar mis raíces  Cuando me llamó mi abogado y amigo le dije, "Véndela tu mismo, tienes poderes para hacerlo", "esta casa ha pertenecido toda la vida a tu familia", "no me apetece nada volver a España, estoy en otro lado del mundo", el insistía, "tienes que venir, tienes que ver esto". Estaba ocupado y para que me dejara en ese momento le dije "mándame una foto y la veré" Para convencerme me envió esta foto.


Hoy he llegado al aeropuerto de barajas. Me mudo a España. Voy a ver si los fantasmas de los que me precedieron ahuyentan a los que me persiguen. Así tal vez pueda resarcirlos de lo que no les di en vida. He comprendido este gran vacío que intento llenar con imágenes es la esencia de mis antepasados.

AUTORA: Nuria L. Yágüez