viernes, 1 de abril de 2011

TU ME LO HAS ENSEÑADO TODO

Ahora que ya no estás,
ahora que te nos has ido,
debes saber que eres la inspiración
de todo lo que escribo.

Cuando hablo de la muerte,…,
hablo de lo que te extraño.
Cuando escribo cartas,…,
escribo de lo que te amo.
Si rimo con ironía
es la tuya y no la mía.
Si es un cuento que no ha pasado,
es porque tú me lo has contado.

Y es que me has enseñado
todo cuanto se.
Me diste la vida,
y tu corazón si lo necesite.
Me diste aliento cuando caía.
Y aplaudiste cuando avancé.
Por eso hoy escribo para que en mis letras vivas,
porque yo nunca te olvidaré.




Autora: Nuria L. Yágüez



9 comentarios:

Adoyma dijo...

Alimento tu blog con un comentario.
Es de una calidez y sensibilidad asombrosa el poema que acabo de leer.

Alberto López Yepes dijo...

Que bonito sentimiento, el cual me llena de orgullo el compartirlo cantigo.
Se que en vida,
la diste todo tu amor,
se que ahora que no está,
la echas de menos,
pero quiero que sepas...,
mi niña,
que nos cuida desde el Cielo.
Un beso Nuria, te quiero.

Aprendiz dijo...

Simplemente precioso, muy dulce y cálido. Me ha parecido un poema altamente gratificante. Gracias por escribir así.

Marisa. dijo...

Me gusta leerte cuando nos cuentas lo que hablas con ella, me gusta oirte cuando me hablas de ella lo mismo que me gustaba oirla cuando me hablaba de ti llenándose la boca de orgullo y satisfacción.
Precioso reconocimiento el que expresas.
Hoy mi abrazo mucho más fuerte.

Anónimo dijo...

Me dejó atada a la silla. Seguí leyendo y volví para comentar. Sensacional poesía, precioso homenaje.

Ilusión

La Zarzamora dijo...

Un bello homenaje a esa persona que nos lo ha enseñado todo y de quien sin duda aun nos queda tanto por aprender.
Besos.

Araceli Ramirez dijo...

Araceli Ramírez Santana dijo: amiguita me encantó tu poesía. que ternura. besitos mil

Anónimo dijo...

Me gustaría poder escribir así para decirle a mi madre algo parecido. Mientras no lo haga seguiré leyendo en este blog.

Nuria L. Yágüez dijo...

Al anónimo anterior me gustaría decirle que en este blog podrá leer siempre que quiera, pero que mientras no escriba así le diga a su madre que la quiere con sus propias palabras, o con estas. Toma la poesía y dedícasela a tu madre, pero nunca, nunca dejes de decirselo, y menos por no tener las palabras más adecuadas.